Posts Tagged ‘ viaje ’

De errante a peregrino

Buscar por senderos ocultos, viajar por lugares inhóspitos y maravillarse con cada paso, a eso se dedica un buscador de la verdad, no se cansará hasta estar a un paso más cerca de ella; difícil y oculto es su camino, solitaria es su búsqueda, pero muy bien sabe él, que un gran tesoro le aguarda al final del camino, tesoro que el dinero ni nada podrá comprar.

Asi parte el viaje de un peregrino, que en un comienzo no es mas que un errante que trata de fijar un rumbo cuerdo. Parte sin saber a dónde debe llegar, ni como llegará, solo posee en su corazón una pequeña esperanza que le indica que debe buscar algo que está más allá de todo lo que conoce, ¿Eres tu un peregrino?  Si no lo eres, calma, algún día en uno te convertirás, y será el día en que menos lo esperes, incluso tal vez no durante esta vida.

Esta es la historia de uno de ellos, que al igual que muchos otros, su viaje lo emprendió cuando menos se lo esperó; porque cuando tu vida es aparentemente perfecta, no tienes la necesidad de buscar algo que trascienda a los límites o la burbuja en la cual cada uno vive. Esta burbuja es creada por todo el aprendizaje que has obtenido a lo largo de tu vida, religiones, creencias, sistemas de vida, educación, ideologías, y la lista sigue, asi como el ferviente deseo de muchas veces poseer más y más, lo cual en la sociedad está moralmente y éticamente correcto y prácticamente establecido, todos luchan por llegar más alto, en esta escalera ilusoria que han querido que veamos y creamos nosotros mismos, pero detengámonos un momento; te imaginas hubieses nacido en otra parte? Medio oriente por ejemplo, tal vez serias musulmán, y creerías en cosas totalmente distintas, y te regirías por un sistema de leyes distinto, en fin, tu burbuja en la cual estarías inserto seria otra, ya sea hayas nacido en Asia, Europa, América u alguna otra parte, de una u otra manera vivirías en una burbuja creada por esta sociedad. Pero ¿qué ocurre cuando repentinamente un desastre o una tormenta surge dentro de esa pequeña burbuja o forma de ver la realidad que posees?

Es exactamente lo que le ocurrió a este peregrino, y lo que le ocurre a cada caminante que comienza su viaje del retorno al ser; un día común tu vida cambia, y las herramientas que te otorga tu realidad burbuja, o ego ya no son las suficientes para poder comprender lo que te está pasando o lo que pasa a tu alrededor; entonces es ahí cuando surge una gran decisión y el primer paso del viajero, el despertar de la ilusión. Lo increíble de esto es que es como volver a nacer a una nueva realidad ya no dominada por el ego, pero esto es toda una odisea.

Entonces cae la realidad del futuro caminante, este perdido y desconsolado busca refugio en su burbuja que poco a poco se deshace, el mundo que creyó que era real y seguro, ya no lo es, el ego llora y hace escándalos para que este viaje no comience, pero el viajero comienza a comprender que no encontrará respuesta a su problema si continua buscando en estas tierras, quizás es tiempo de aventurarse al mundo del corazón y la intuición; temeroso, desconcertado, toma lo justo y necesario para comenzar su búsqueda de lo desconocido, ni siquiera sabe que busca, por eso en un comienzo dije que sería un errante que vaga casi sin sentido que trata de encontrar respuestas que su mente y su ego no dieron a vasto en su pequeña y cerrada realidad.

El viaje comenzó y lo que este humilde buscador no sabe aun, es que ya no hay vuelta atrás.

Alberto

 

 

Anuncios

El viaje continua

El camino sigue, y siempre puedes mirar atrás, y ver lo que ya has caminado, las dificultades que te han marcado, recordar las tormentas que pasaste, largas, pero de las cuales aprendiste a vivir, lograste vislumbrar con el corazón lo simple que es la vida y como nos esforzamos por complicarla, sentiste lo que era el dolor y la impotencia, descubriste porque se generaban; entonces tu vida cambió; son de esos cambios que por más que quieras contarle a alguien en qué consisten, te es imposible explicarlo con palabras, porque no existe lenguaje ni lógica para comprender lo que en el fondo de tu corazón entendiste.

Porque a veces la única manera de despertar de los sueños es con golpes o remezones, ese fue el camino que te tocó a ti; corto ha sido tu viaje por este mundo, pero eterno tu aprendizaje. No le pidas a este que te comprenda, porque no lo hará, creerán que enloqueciste, que son excusas, o simplemente te verán raro y complaciente; aquellos son los momentos donde debes usar lo que aprendiste y verte reflejado en cada persona, y en que tú fuiste así en algún momento, tampoco comprendiste a muchas personas. Pero así también el tiempo y el camino te irán entregando pequeñas lucecitas que por diversos caminos han llegado al mismo destino, ven la vida como tú la vez,  les cuesta tanto como a ti describir lo que han aprendido, de pronto si los miras con el corazón, también te verás reflejado en ellos.

La vida es simple, amala y gózala, no te hagas expectativas de nada, porque vendrán decepciones, solo vive el momento, el cual es el único que existe; no busques vanagloriarte o ser superior que otro, porque eso solo en el plano de la mente y el ego son validos, en la esencia tu eres el otro, si miras con tu corazón a los ojos a quien tienes en frente sin juzgarlo, verás que estás tú reflejado allí, solo ama, y parte por amarte a ti mismo, cuando sientas que ese vaso está rebosante, tu amor brotará, lo comenzarás a irradiar al mundo, verás como una sonrisa y un te quiero cambian más de lo que te podrías imaginar; usa tus recuerdos, pero no vivas de aquellos, porque mientras tu estés llorando y triste por aquello que ocurrió, o que aquellos que ya partieron, la vida, la eternidad, “el ahora” estará pasando por tus ojos y tú te lo estarás perdiendo.

Finalmente llora si sientes mucha tristeza, ríe si sientes que debes reír, odia si sientes que debes odiar, ama si sientes que rebosas de amor, pero nunca finjas algo que no lo es; busca los equilibrios, porque en aquellos te encontrarás con tu ser, solo así te podrás sentir completo.

El camino sigue, y solo tú eres el que puede continuarlo, porque si se nubla, ten la certeza de que saldrá el sol; gracias mamá por enseñarme todo lo que aprendí y llevarme a ser lo que soy ahora, ya es un año desde que partiste, pero eres parte de mi, y mientras te lleve en mi corazón, vivirás.

Alberto Figueroa C.

¿Estás seguro de que deseas mirar atrás?

Cuando escribí este texto, lo hize escuchando esta canción, escuchenla mientras leen 🙂 espero que les guste =D

¿Estás seguro de que deseas mirar atrás? ¿Estás seguro de que deseas dejar todo concepto, o conocimiento aprendido y experiencia?, volver a los tiempos donde todo parecía perfecto. A veces todos deseamos que se pudiese hacer eso cuando vivimos inconscientemente del pasado, de los maravillosos momentos que ya ocurrieron y que sembraron en ti lo que eres ahora. ¿Te arrepientes a veces de algunas cosas hechas o que no hiciste nunca?.. Quien no ¿verdad?

Pero existe un quiebre y una sensación que te hace olvidar lo ya ocurrido o lo que nunca ocurrirá, cuando has caminado muchos kilómetros fuera de casa, has recorrido grandes distancias alejándote e internándote en tus miedos, a lo que más le temías, este fue tu camino, y es el que tu debías recorrer, no hay nadie mas que lo recorra por ti, podrás buscar por cielo mar y tierra a quien sea capaz de recorrerlo en vez que tu, pero no hay, cada uno tiene su propio sendero, y  todo lo que te ocurre y te ha ocurrido, lo que sientes y has sentido era necesario dentro de ti para seguir aquel camino. A todos nos tocan distintos senderos, viajes, aventuras, peligros, desafíos, pero el que te haya tocado a ti, es el que te corresponde; duda si tienes que dudar, llora si tienes que llorar, ríe si debes reír, da amor si sientes que estás rebosando de él, pero por favor sigue siempre tu camino.

Así recorrerás bosques, desiertos, o bellas praderas por tu propio sendero; no esperes que todos los días sean de sol, porque también lloverá, a veces habrán temporales tan fuertes que no te dejarán mantenerte de pie, tormentas de arena que te enceguecerán completamente, fríos extremos que te paralizarán para que no puedas avanzar; pero nunca pares, porque como ya te dije, nadie podrá recorrer tu camino por ti. Levántate y continúa caminando, por mucho que cueste; a algunos les tocan más caídas y más lluvias, pero son ellos los que se logran levantar y continuar caminando los que deben ayudar a los demás viajeros a seguir su camino.

Tu viaje continuará siempre con cambios y giros del clima.. y llegamos nuevamente a las palabras iniciales ¿Estás seguro de que deseas mirar atrás? ¿Estás seguro de que deseas dejar todo concepto, o conocimiento aprendido y experiencia?, ¿volver a casa? Claro que volverás a tu casa, es tu hogar, pero no volverás como el mismo que saliste; errores, aciertos y aprendizajes te transformaron en lo que eres ahora.

Cuando viajes de regreso a casa, y hayas comprendido muchas cosas sobre la vida, no significará que el viaje de regreso estará libre de dificultades; pero tu ahora tendrás nuevas herramientas para afrontarlas, nuevas visiones, sabrás lo que es maravillarte con cada momento, saborear cada instante como si fuese el último. De regreso encontrarás a otros viajeros que comienzan su viaje, míralos y obsérvate a ti mismo reflejado en ellos.

Y así culminará tu ciclo, tu viaje que emprendiste, y cuando llegue el momento de abandonar este mundo, no tendrás miedo de mirar atrás, amarás tu vida porque te hizo ser lo que eres, y lo que siempre serás, luego de tu última expiración, te transformarás en algo eterno fundiéndote con el todo.

Alberto